• Daniel Veronese

El arte en la economía de guerra



O texto a seguir traz as reflexões do diretor teatral Daniel Veronese (Argentina) durante o debate “Como os criadores se lançaram às novidades trazidas pela pandemia?”, realizado no Festival Via Dupla dia 30 de abril de 2021.


A obra “La Noche Devora a Sus Hijos”, dirigida por ele, também integrou a programação do evento.


Gracias por la invitación. Para poder explicar un poquito esta obra que es La Noche Devora a Sus Hijos, que sí junté en el año 1019 a 18 docentes profesores de Timbre 4, la escuela de Claudio Tolcachir, y les propuso hacer un texto que yo había escrito a finales de los 90 que nunca lo había montado, nunca sabía cómo montarlo. Es un texto más bien literario de unas 20 páginas donde hay una narración, no hay un personaje que narra, no está muy claro este quién es, que termina bueno luego de una reunión de eventos que suceden en una ciudad convulsionada una nuova Terán 12 que es una ciudad donde hay una especie de guerra civil tras terminar un episodio como mordiéndose la cola, cómo comienza. Un texto que nunca lo no me atreví a estrenar y cuando me encontré con este grupo de gente joven así con mucha energía, actores que realmente se lanzaban a hacer todo lo que yo pidiera, me decidí hacerlo y ensayamos durante el 2019 y el 10 de marzo de 2020 hicimos un paso general para la siguiente semana estrenarlo y obviamente a 20 de marzo entró la pandemia aquí en el Argentina. Lo que yo había armado era, hacer un grupo tan numeroso, lo que hice con el texto fue una experiencia que me había gustado mucho una experiencia enriquecedora para mí y para ellos, era que ellos estudiaran en el texto. No todos sabían las 20 páginas, sabían pedazos y que la consigna era que nadie era dueño del texto.


Empezaba cualquiera, seguía con el texto cualquier actor, no les di una orden les di libertad para que ellos se peleasen por ese texto. Estaban reunidos en un círculo con 50 sillas de los cuales 32 eran público y los 18 eran ellos mezclados, Iván éste y cualquiera podía empezar, cualquiera seguía, cualquiera podía terminar el texto, era realmente una forma de apropiarse del texto para mi una forma magnífica porque ninguna función era igual a la otra ya que son actores distintos con energía distintas y si bien había una consigna de cómo llevar adelante la obra, bueno yo dirigía el general de la obra, no la podía dirigir porque un día alguien tomaba un parágrafo y a la siguiente función lo tomaba otro, era casi imposible dirigirlos individualmente, pero suplía todo esta deficiencia que podría tener la dirección, la energía grupal que ellos tenían. desde hacer este espectáculo llega la pandemia y se produce una gran gran frustración porque nos encantaba el trabajo, lo hicimos sólo una pasada para amigos y no podemos hacerlo más, y cuando vimos que al mes más o menos que esté va a venir para largo les propuse esto, es hacerlo en formato virtual y empezamos a probarla a ver qué podía pasar besitos diciendo se puede y empecé a encontrar unos cambios, empecé a mentar algunos cambios porque, primero, eran demasiado para meter 18 meter en una pantalla si bien la pantalla es entraban de a 4, salían, entraban otros, la cantidad de voces y las interferencias que el son no permite, ya que cuando uno habla al otro si lo pueden hablar al mismo tiempo, se produce un espectáculo muy difícil de escuchar. Entonces te guste un poco trampeando esto que teníamos en forma presencial divide al grupo en dos grupos de 91 y va los sábados y lo otro delación funciona los domingos y además divide el texto entre ellos el texto a todos lo único que logré así de forma aleatoria es que dos actores tuvieron el mismo texto, entonces salía en escena y ahí entre dos peleaban por ese texto. Era un poco más organizado, se podía producir algo parecido a lo que se producía en vivo pero también más ordenado y más actuado diría, no está esta contingencia de tener esta impronta de sacarlo el texto al otro y proseguir con el texto como si fuese una sola voz éste lo tuve que suplir por un sistema de actuación. El resultado fue bueno, recibimos muchas muchas críticas, mucha gente lo ha visto y se produjo algo que no es lo que estamos haciendo. Es otra cosa transformada, creo que un espectáculo bilingüe ya que era de un lenguaje teatral y pasó a un lenguaje virtual de streaming.


Yo sí me preguntó a ver si eso es teatro, creo que no, no es teatro para mí sobre todo, porque yo vengo de un teatro que pase por una etapa muy visual, vengo desde el Periférico de Objetos, un teatro de imagen sobre todo porque es el lenguaje propio del objeto visual, que pasé a un trabajo totalmente opuesto, al de actuación, dónde puedo hacer un ensayo de una obra sin luces, sin escenografía, sin nada y entiendo que la creación que logramos ahí está viva para lo que yo necesito hoy en mi vida. Entonces todo lo visual que puede ser este espectáculo es una situación que de la cual yo creo que voy a desaparecer no voy a hacer trabajando sobre esto sí lo que pude hacer en esta pandemia es meterme a hacer un mediometraje algo que me debía hacer algo en cine, creo que en cine si me meteria y ahí sí tiene que ver con alguna idea que yo tengo. Pero la vuelta al teatro para mí es tan necesaria como el agua.


Siento que estamos en la economía de guerra, estoy trabajando en economía de guerra y alimentándome con lo que tengo a mano, y que no puedo dejar de soñar con lo que era antes, lo presencial, las necesidades del ser humano de ver a otro ser humano frente a frente, sentir cuando se emociona cuando el espectador se emociona o se aburre o se quiere ir, bueno todo eso tiene un valor que lo extraño muchísimo realmente. Tanto qué cuándo se empezó a abrir un poco las posibilidades este año, volví a montarlo en teatro con otro montaje distinto porque no los podía tener en el círculo, no era posible meter un espectador al lado de ellos, volví a las 18 y con una apuesta que superadora creo que a la primaria del año pasado y cuando estamos por mostrarlo, nuevamente restricciones y lo metemos a guardarlo en un cajón. Creo que para mí este trabajo de streaming fue muy bueno porque nos sirvió para vencer cierta frustración que habíamos tenido, pero fue algo que trataría de no volver a hacer. Creo que haría otra cosa, no sé, me metería más en un lenguaje de cámaras, cinematográfico, creo, eso sí tengo ganas de hacerlo ahí ….... Pero si bien está la fuerza de ellos, cada uno en su casa con su cámara y la impronta y la felicidad que nos producía este trabajo creo que volvería a usarlo de otra forma, no sé cuál, trataría de investigar otra cosa, pero no me suple para nada lo teatral.


Si este medio yo creo virtual en línea viene a conformar un nuevo estilo de comunicación en cuanto a charlas cómo esta o a reuniones, bien a suplir eso pero al ensayo creo que lo he hecho también con otra obra, ensayar creo que me terminaste conformando una situación más desplacentera que placentera. Creo que lo humanamente, lo emocionalmente, lo comunicacionalmente para que se pueda producir un teatro del cual yo me alimento y me alimenté siempre, lo necesito por todas las cosas, esto me limita muchísimo.


* Texto publicado com o consentimento do autor.


Últimas
Publicações